Belleza real

Belleza real

La marca Dove descubrió hace mucho que los cosméticos deben ir dirigidos a una mujer de verdad. Cuando la distancia entre nuestra imagen real y la que nos proponen como ideal resulta imposible de salvar, la publicidad sólo genera frustración. Esta marca, en su último estudio, afirma que las españolas creen que la belleza reside, sobre todo, en la felicidad y la confianza en una misma. La mujer satisfecha de sí misma no es dominable, porque sabe quién es y qué quiere. Tener en cuenta lo que la mujer piensa acerca de su cuerpo es un síntoma de salud mental en una sociedad que aún tiene tintes misóginos. Es dejar de tratar a la mujer como un objeto para considerarla un sujeto que piensa, se embellece y es dueño de sí mismo.

¿Qué le hace a una mujer sentirse atractiva? ¿Qué es la belleza y quién marca sus cánones? ¿De dónde vienen los modelos a los que la mujer intenta parecerse para sentirse más seductora? La belleza es, según el diccionario, la propiedad de las cosas cuya contemplación produce deleite espiritual. Se trate de una obra de arte, un paisaje o una mujer, es algo que siempre provoca un placer interno. Que una mujer se sienta más o menos atractiva está en relación directa con cómo se ve frente al espejo y, sobre todo, con el equilibrio que ha conseguido entre cómo desea ser y cómo es. La sensación de bienestar que se produce cuando la mujer ha conseguido una armonía interna es la base que la conduce a sentirse bella. Esta armonía la lleva a aceptarse como es y a quererse y cuidarse con mimo y cariño. El acuerdo con su feminidad es indispensable para sentir el bienestar interno que la conduce a quererse siendo mujer.

HACERSE A SÍ MISMA

Hay factores externos, culturales y de moda, que influyen en la idea que una mujer se hace de sí misma, pero éstos siempre se combinan con otros elementos internos, que son los determinantes para que una mujer se sienta de verdad más a gusto consigo misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario