El sol te sienta bien.... el cáncer no


Que el sol no te queme

LOS CÁNCERES DE PIEL SON LOS MÁS FRECUENTES. CADA AÑO SE DIAGNOSTICAN MÁS DE 2.000.000 DE NUEVOS CASOS EN EL MUNDO

La disminución de la capa de ozono y la moda del bronceado, son los dos factores que más influyen en ello.

Conocer su sensibilidad al sol es fundamental

Las personas de ojos claros, de cabellos rubios o pelirrojos, de piel blanca y/o pecosa, tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de piel ante una exposición inadecuada al sol.

Las quemaduras solares, un importante factor de riesgo

Las quemaduras solares, sobre todo durante la infancia y adolescencia, aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel en la edad adulta.

Recuerde que convivir con el sol es SENCILLO

Poner en práctica medidas de prevención a la hora de exponerse al sol, es la mejor forma de proteger la salud de la piel:

* Adquiera el bronceado de forma lenta y progresiva.
*
Utilice siempre fotoprotectores (cremas, leches solares...).
*
Use gafas de sol, para evitar la aparición de cataratas.
*
Utilice camiseta y gorro cuando haga actividades al aire libre.

Los rayos UVA artificiales son iguales que los que genera el sol

Existe evidencia creciente que relaciona la exposición a la radiación ultravioleta (UV) de las lámparas de bronceado artificial con daños en la piel e incremento del riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Alerta: bronceado artificial, si lo utilizas hazlo con prudencia

Lo que debes conocer

¿Qué tipo de radiación emiten los aparatos de bronceado artificial?

¿Son los rayos UVA artificiales iguales que los que genera el sol?

¿Qué tipo de aparatos se utilizan para el bronceado artificial?

¿Qué efectos tienen los rayos UVA sobre la piel?

Efectos negativos de los rayos UVA sobre el organismo
¿Me conviene tomar rayos UVA para broncearme?

Precauciones
La aecc recomienda

¿Qué tipo de radiación emiten los aparatos de bronceado artificial?

El principal tipo de radiación ultravioleta al que nos exponemos cuando tomamos sesiones de bronceado artifical se conoce como rayos UVA.

¿Son los rayos UVA artificiales iguales que los que genera el sol?

Sí. Son iguales sólo que son generados por máquinas creadas por el hombre. Son radiaciones ultravioleta de onda larga (320-400nm), es decir las de menor frecuencia y energía, pero no por ello dejan de ser peligrosas para la piel si no se toman ciertas precauciones al exponerse a ellos.

¿Qué tipo de aparatos se utilizan para el bronceado artificial?

En la industria del bronceado se emplean sobre todo dos tipos de lámparas de rayos UVA:

* lámparas fluorescentes de baja presión cuya emisión de radiación excede de dos a cinco veces la intensidad de la radiación ultravioleta natural
* lámparas de alta presión, que suelen ser más pequeñas, empleadas sobre todo para bronceado facial, y con una emisión de radiación UV entre 20 y 100 veces superior a la del sol.

Estas lámparas exigen un mantenimiento estricto ya que con el uso se alteran sus componentes, lo que puede originar peligro para el usuario al liberar radiación UVB y UVC, altamente perjudicial para la piel.

¿Qué efectos tienen los rayos UVA sobre la piel?

El proceso de broncedo es una respuesta a la agresión de la piel ante la exposición a la radiación tanto natural (sol) como artificial (lámparas de bronceado). Los rayos UVA penetran a través de la epidermis y pueden producir daños en el ADN de las células de la piel.

Efectos negativos de los rayos UVA sobre el organismo

* Efectos agudos: quemaduras, inflamación de la córnea e iris (fotoqueratitis), inflamación de la conjuntiva (fotoconjuntivitis).
* Efectos crónicos:

o Fotoenvejecimiento: arrugas, manchas, engrosamiento de la piel.
o Cánceres de piel.
o Fotosensibilización: aumento del riesgo de reacción de la piel ante la radiación ultravioleta debido a la interacción de ésta con sustancias químicas (como las presentes en los protectores solares o los perfumes) y medicamentos (como los utilizados en la quimioterapia) . Se traduce en un enrojecimiento de la piel (eritema) que puede evolucionar hacia la inflamación de la piel (dermatitis).
o Fotofobia: intolerancia a la luz.
o Alteraciones de la conjuntiva incluido cáncer de esta zona del ojo.
o Cataratas
o Posible debilitación del sistema inmunitario: aumento de la susceptibilidad a las infecciones.

¿Cómo puedo saber si me va bien tomar rayos UVA para broncearme?

Si te encuentras en alguna de las siguientes situaciones la recomendación es que te abstengas de utilizar rayos UVA para bronceado artificial:

* Personas con fototipo de piel I o II
* Niños (menores de 18 años)
* Personas con un gran número de nevus (lunares)
* Personas que tienden a tener pecas
* Personas con una historia de quemaduras solares frecuentes en la infancia
* Personas con lesiones pre-malignas o malignas en la piel
* Personas con la piel dañada por el sol
* Todos aquellos que lleven cosméticos en la piel
* Todos aquellos que estén tomando medicamentos. En este caso consulta con tu médico para determinar si los medicamentos que tomas pueden aumentar la sensibilidad a los rayos ultravioleta.

Ten en cuenta que el uso de rayos UVA:

* No sirve de protección frente a la radiación del sol.
* No debe ser utilizado por menores de 18 años, ni por personas con fototipo I de piel, y se desaconseja en mujeres embarazadas.
* Cada tipo de piel sólo se puede exponer a este tipo de radiación un número limitado de sesiones al año.
* Sólo tiene efectos beneficiosos para la salud claros cuando es utilizado bajo prescripción y control médico para el tratamiento de algunas enfermedades como la psoriasis o la dermatitis.
* Debe ser aplicado por personal específicamente formado para ello.

¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de daños en mi piel si tomo rayos UVA?

Antes del bronceado

* Conocer su fototipo de piel y respetar los tiempos de exposición recomendados
* Eliminar los cosméticos de la piel, sobre todo perfumes y maquillaje
* No llevar joyas, objetos metálicos o lentillas
* No utilizar cremas bronceadoras o filtros solares
* No exponerse a radiación ultravioleta si se están tomando medicamentos que aumenten la sensiblidad de la piel a este tipo de radiación. En este caso se recomienda consultar con su médico para determinar si los medicamentos que toma pueden aumentar la sensibilidad a los rayos ultravioleta.

Durante el bronceado

* Utilizar siempre gafas o protectores oculares que cubran también los laterales
* No exponer la zona genital a la radiación UV
* Seguir las recomendaciones relativas a la duración, intensidad de exposición y distancia de la lámpara.

Después del bronceado

* Hidratar la piel
* No exponerse al sol y al aparato de bronceado el mismo día
* Dejar un mínimo de 48 horas entre las sesiones de bronceado
* Si aparecen en la piel ampollas, heridas o enrojecimiento, consulta a tu dermatólogo.

Sol y cáncer de piel

El cáncer de piel es una enfermedad maligna producida por la división y crecimiento descontrolado de las células que la forman, con capacidad para invadir los tejidos y estructuras sanas de alrededor y en algunos casos, a otros órganos a distancia.

Aunque se generalice hablando de cáncer de piel, existen varios tipos entre los que destacan de forma clara los melanomas y los carcinomas cutáneos.

En ambos tipos, el principal factor de riesgo implicado en su aparición son las radiaciones solares, sobre todo las de tipo B (UVB) y las de tipo A (UVA). En la piel, estas radiaciones son capaces de producir mutaciones en el material genético (ADN), de las células que componen la epidermis (capa mas superficial de la piel), e impedir su reparación, iniciándose así el proceso de la carcinogénesis o formación de un cáncer.

Melanoma

El melanoma es el tipo de cáncer cutáneo menos frecuente (aproximadamente el 5% de los tumores de piel), aunque en los últimos años está aumentando de forma considerable. Las células afectadas son los melanocitos o células productoras de melanina (pigmento que da color a la piel). Las radiaciones solares alteran su ADN y comienzan a dividirse y crecer descontroladamente, invadiendo los tejidos sanos de alrededor y otros órganos a distancia.

Los melanomas se desarrollan sobre todo en personas de piel y ojos claros con dificultad para broncearse.

La exposición puntual, excesiva e intermitente al sol se relaciona con su aparición, lo que explica que los melanomas se localicen preferentemente en zonas no expuestas al sol de forma habitual, como es el caso de la espalda y las piernas.

El aspecto que con más frecuencia presentan los melanomas, viene definido por la regla del A, B, C, D, E (iniciales de las características de las lesiones):

* A: asimetría.
* B: bordes irregulares.
* C: color variado (una misma lesión presenta diversos colores).
* D: diámetro mayor de 6 mm.
* E: evolución (cambio de aspecto)

Debido a que el crecimiento del melanoma es muy rápido, cualquier lesión que presente las características anteriores debe ser consultada con el dermatólogo con el fin de diagnosticarla y tratarla lo más precozmente posible.

Además de la acción de las radiaciones solares, el riesgo que una persona tiene de padecer un melanoma aumenta con:

* La existencia de antecedentes familiares de este tumor.
* La presencia en la piel de gran número de lunares (mas de 50 ó 60).
* El padecimiento de quemaduras solares con ampollas durante la infancia y adolescencia.

Carcinomas cutáneos

Son los tumores más frecuentes del ser humano y además, en los últimos años se está produciendo un aumento de los mismos.

Aparecen sobre todo a partir de los 50 años. Las personas de ojos claros y piel blanca expuestas al sol de forma crónica, como es el caso de los trabajadores al aire libre -labradores y marinos-, son los mas afectados por estos tumores.

Con gran frecuencia, las lesiones se localizan en la cara, el cuello y las manos.

Dependiendo del tipo de células afectadas los carcinomas cutáneos se dividen en:

* Basocelulares: Afectan a las células basales de la epidermis, encargadas de la renovación de piel. Son los mas frecuentes, representando el 70-80% de los carcinomas.
* Espinocelulares: Las células implicadas son las espinosas, situadas en la zona más superficial de la epidermis. Representan el 20% de los carcinomas.

El aspecto de las lesiones que pueden presentar estos tumores es muy variado. Destacan por su frecuencia la aparición de manchas (generalmente rojizas) que pueden descamarse y sangrar formando costras que caen una y otra vez, nódulos (elevaciones o prominencias redondeadas en la piel) y úlceras que no cicatrizan.

El crecimiento de estos cánceres es muy lento y no tienen tendencia a invadir ganglios y/o producir metástasis a distancia, lo que favorece que su índice de curación sea muy alto, a pesar de que las personas que lo padecen tarden meses e incluso años en acudir al médico.

Ante la aparición de cualquier alteración o lesión nueva en la piel o el cambio de alguna ya existente, debe consultar con el dermatólogo.

La importancia del sol

El sol tiene una gran importancia para la salud del hombre. Dependiendo de las características de la persona y del tiempo de exposición a sus radiaciones, va a producir sobre el organismo una serie de repercusiones que pueden ser positivas o negativas.

* Como aspecto positivo destaca el papel que desempeña el sol en la prevención de ciertas avitaminosis (falta o disminución de vitaminas). Concretamente, las radiaciones solares favorecen la producción de vitamina D, necesaria para metabolizar el calcio y evitar el raquitismo (enfermedad caracterizada por la deformación de los huesos, que afecta fundamentalmente a los niños).

* Como aspectos negativos, en la piel, la exposición solar inadecuada produce trastornos que pueden manifestarse a corto o a largo plazo, entre los que destacan:

o Quemaduras solares, caracterizadas según su intensidad por eritema (enrojecimiento de la piel), inflamación e incluso por la formación de vesículas o ampollas.

o Bronceado, producido por la acción de las radiaciones solares sobre los melanocitos que producen un pigmento denominado melanina (pigmento que da color a la piel).

o Hiperqueratosis, o engrosamiento de la piel.

o Fotoenvejecimiento, o envejecimiento de la piel por la acción del sol. Se caracteriza por una piel áspera, sin elasticidad, líneas de las arrugas gruesas (surcos), manchas e incluso pequeños derrames capilares (vasos sanguíneos extremadamente finos que recorren la piel). Se estima que el 75% de las arrugas son producidas por la exposición solar.

o Alteraciones de la pigmentación, sobre todo aparecen hipercromías (aumento de la pigmentación) entre las que se encuentran las pecas (frecuentes en las personas pelirrojas), los lunares (también denominados nevus) y los melasmas (manchas oscuras de bordes poco definidos, de aparición frecuente durante el embarazo).

o Cáncer de piel, relacionado con la exposición al sol en el 90% de los casos. Hoy día se sabe que, el número, frecuencia e intensidad de las exposiciones solares durante la infancia y adolescencia es proporcional al riesgo de aparición de cáncer de piel.

La protección frente al sol

La fotoprotección

Es la protección frente a las radiaciones solares. Existen varios tipos de fotoprotección:



* Fotoprotección física: Son todos aquellos elementos que actúan como barreras entre el sol y la persona. Es el caso de la ropa, los sombreros y las gafas que impiden que las radiaciones lleguen al individuo.
La capa de ozono también funciona como un fotoprotector físico, ya que impide el paso de parte de las radiaciones ultravioleta B (UVB), responsables de las quemaduras solares y los cánceres cutáneos.

* Fotoprotección biológica: Son las defensas que genera la propia persona frente al sol, como por ejemplo el bronceado, que se produce al activarse la producción de melanina (pigmento natural que da color a la piel) por la acción del sol, y que en cierta medida protege la piel frente a las quemaduras solares y el cáncer.

* Fotoprotección química: Consiste en la utilización de productos denominados fotoprotectores, que aplicados sobre la piel la protegen de los efectos perjudiciales de las radiaciones ultravioleta.

Los fotoprotectores



Se denominan así a los productos (crema, gel, leche…), que se aplican sobre la piel con el fin de protegerla de los efectos perjudiciales de las radiaciones ultravioleta A (UVA) o ultravioleta B (UVB). Esto es posible porque en su composición llevan unas sustancias denominadas filtros, capaces de frenar la acción de uno u otro tipo de radiación.



Las radiaciones UVA, actúan oxidando la melanina (pigmento que da color a la piel) ya existente en la piel, provocando lo que se denomina "bronceado directo", que tiene la característica de desaparecer muy rápidamente.



Las radiaciones UVB, actúan sobre las células productoras de melanina (melanocitos), activando su producción y oxidándola, provocando el denominado "bronceado indirecto o duradero".

* El grado de protección frente a las radiaciones UVB viene determinado por el índice FPS (factor de protección solar) o también llamado IPS (índice de protección solar). Indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema (enrojecimiento). En función del FPS los fotoprotectores se clasifican en:





TIPO DE FOTOPROTECTOR
FRENTE A RADIACIONES UVB


FPS
Bajo

2, 4, 6
Medio

8, 10, 12
Alto

15, 20, 25
Muy alto

30, 40, 50
Ultra

+ 50

* El grado de protección frente a las radiaciones UVA viene determinado por el índice PPD (capacidad de producir pigmentación duradera), y en función de su valor se clasifican en:

TIPO DE FOTOPROTECTOR
FRENTE A RADIACIONES UVA

PPD
Bajo

2
Medio

4
Alto

8
Muy alto

14

Cuanto más clara es la piel de la persona, mayor es el factor de protección que necesita.

¿Cómo utilizar correctamente los fotoprotectores?

Para que los fotoprotectores solares sean efectivos, deben seguirse las siguientes pautas:

* Utilice protectores solares adecuados a sus características físicas (fototipo), y que contengan filtros frente a los rayos UVA y UVB.

* Use la cantidad suficiente, cubriendo toda la superficie corporal. No olvide zonas como las orejas o el cuero cabelludo en el caso de los niños pequeños y calvicie.

* Aplique los productos siempre con la piel seca. Si la piel esta mojada, las gotas funcionan como una lupa y aumentan el riesgo de que se produzcan quemaduras.

* Realice la primera aplicación al menos 30 minutos antes de exponerse al sol.

* Durante la exposición solar reponga el fotoprotector después de cada baño prolongado (más de 20 minutos) o cada dos horas.

* Emplee fotoprotectores resistentes al agua y repóngalos después de cada baño superior a los 20 minutos.

Señales de alarma

Los cánceres de piel se manifiestan de múltiples formas, por lo que si aparece cualquier tipo de lesión en la piel (manchas, costras, nódulos, úlceras) o se producen cambios en las ya existentes (crecimiento, variaciones de color o forma, sangrado, picor), debe acudir al dermatólogo.

Los melanomas suelen presentar unas lesiones muy características, conocidas por la regla del A, B, C, D, E:

A: Asimetría

B: Bordes irregulares

C: Color variado

D: Diámetro mayor de 6 mm.

E: Evolución (cambio de aspecto)

Ante cualquier lesión que presente alguna de estas características debe consultar con el dermatólogo a la mayor brevedad.

El diagnóstico precoz es clave para la curación

Algunos cánceres de piel crecen muy rápidamente, por lo que su diagnóstico precoz es necesario para conseguir la curación.

¿Cómo hacer una autoexploración de la piel?

Las alteraciones que se producen en la piel, debido a que es un órgano superficial, pueden ser detectadas con facilidad.

La autoexploración de la piel, es un método importante a la hora de diagnosticar lo antes posible un cáncer.

El objetivo de la autoexploración cutánea es que cada persona conozca las características de su piel, de manera, que ante cualquier cambio, acuda al médico para que realice el diagnóstico y tratamiento adecuados. Los cambios pueden ser tanto la aparición de una nueva lesión (lunar, mancha, costra…) como variaciones de una ya existente (un lunar que cambia de forma, tamaño, color…).

El aspecto de las lesiones que pueden presentar los cánceres de piel es muy variado. En el caso de los carcinomas, destacan la aparición de manchas (generalmente rojizas) que pueden descamarse y sangrar, nódulos (elevaciones o prominencias redondeadas en la piel) y úlceras que no cicatrizan. En los melanomas las características que presentan las lesiones con mayor frecuencia vienen determinadas por la regla del A, B, C, D :

* A: asimetría.
* B: bordes irregulares.
* C: color variado (una misma lesión presenta diversos colores).
* D: diámetro mayor de 6 mm.

Cualquier lesión que presente alguna de estas características debe ser consultada con el dermatólogo a la mayor brevedad.

Técnica:

La autoexploración cutánea consiste en visualizar toda la superficie corporal incluyendo el cuero cabelludo. Es recomendable realizarla cada tres meses y seguir siempre el mismo método para no olvidar ninguna zona del cuerpo. La habitación donde se realice debe estar bien iluminada, y tener una temperatura que permita a la persona estar desnuda. También es necesario disponer de un espejo de cuerpo entero, uno de mano, una silla y un taburete.

* Frente al espejo visualice la parte anterior del tórax, abdomen, región pélvica y piernas, brazos y antebrazos, manos, espacios interdigitales y uñas. Inspeccione también la cara y cuello, parte posterior de los codos y antebrazos, axilas, y debajo de las mamas.

* De espaldas al espejo de cuerpo entero y con la ayuda del espejo de mano, inspeccione la parte posterior del cuerpo: cuello (no olvidando las orejas), hombros, parte superior e inferior de la espalda, glúteos y piernas.

* Siéntese con los pies apoyados en un taburete y, con el espejo de mano observe la zona genital, y los laterales de las piernas hasta los tobillos. Continúe inspeccionando los pies (planta y dorso), dedos, espacios interdigitales y uñas.

* Como punto final de la exploración, proceda a examinar el cuero cabelludo. Para ello, colóquese frente al espejo y ayúdese de un secador de pelo. Si algún familiar o amigo puede ayudarle, le facilitará la labor.

Recuerde...

Ante el descubrimiento de cualquier lesión nueva, o el cambio de alguna lesión ya existente, debe consultar con el dermatólogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario