Celulitis


¿Qué es la celulitis?

Es un tejido con una consistencia similar a la gelatina que está formado por agua, grasa y residuos, atrapados en compartimientos inamovibles debajo de la piel. Estos compartimientos actúan como esponjas que absorben gran cantidad de agua, se hinchan y sobresalen, formando esos bultos tan característicos.

Vemos entonces que la celulitis no es una gordura común. Y por esa razón las dietas más estrictas no dan resultado. Cuando la ingesta de alimentos es menor que la requerida, automáticamente el cuerpo obtiene las calorías faltantes quemando sus propias reservas de grasa. Esto hará que desaparezca la grasa en muchas areas del cuerpo pero la celulitis permanecerá, pues no se quema como la grasa normal. La dieta adecuada consiste en purificar el cuerpo del exceso de agua y desechos tóxicos sin forzar a quemar las grasas en áreas innecesarias. De esta manera evitamos la pérdida de grasa en zonas como el busto, que se volvería fláccido y caído, atentando contra la armonía del cuerpo.

¿Es hereditaria?

Si, lo es. Lo corroboramos diariamente en el consultorio con sólo observar las deformaciones de la silueta de la madre que acompaña a su hija adolescente con los primeros síntomas de la enfermedad.
Pero no hay necesidad de aceptar esos muslos o rodillas porque su madre los tiene. Se pueden hacer muchas cosas para evitarlo y este libro le enseñará qué y cómo hacerlo.

¿Por qué los hombres no tienen celulitis?

La razón es que esta enfermedad es hormono-dependiente. Significa que tiene estrecha relación con las hormonas femeninas. Por esta razón comienza su insidioso devenir con la pubertad agravándose cada vez que aumenta en la mujer el tenor de estrógenos-progesterona como sucede por ejemplo durante los embarazos.

Tipos de Celulitis

Celulitis generalizada:

Aparece exclusivamente en mujeres obesas, con hábitos alimentarios desequilibrados. Comienza en la pubertad y con el aumento de la edad los factores suelen ser cada vez más desfavorables. Los trastornos se incrementan lo que ocasiona importantes cambios estéticos.

Celulitis localizada:

Las celulitis localizadas originan fenómenos dolorosos, las zonas donde muestra preferencia son las piernas, el abdomen, las nalgas, los tobillos, la parte inferior de la espalda, la parte superior de los brazos, la parte superior de la espalda justo de bajo de los hombros.
Este tipo de celulitis se la observa en la pubertad y en jóvenes de 16 a 20 años, en casos especiales hasta los 35 años. Cuando aparece en las mujeres adultas, ellas refieren haber tenido piernas con importante adiposidad localizada.
Desde los inicios se encuentra el signo de “Piel de Naranja”.

Sintomas:

- Dolor, sensación de pesadez y “síndrome de piernas cansadas”
- Edema importante.
- Dificultad en la movilidad.
- Dolor espontáneo y provocado.

Celulitis dura:

Se observa este tipo de celulitis generalmente en deportistas o bailarinas con tejidos firmes y bien tonificados. Se evidencia por la prueba del pellizcamiento con aparición de “Piel de Naranja”.
Debido a una mala nutrición y oxigenación, la capa epidérmica es delgada y de aspecto seco y rugoso. Por eso, en general, coincide con la aparición de estrías a consecuencia de la ruptura de las fibras elásticas de la piel.
Este tipo de celulitis no presenta dolor espontaneo ni provocado

Celulitis fláccida:

Es típica en personas sedentarias o aquellas que alguna vez fueron activas y ya no las son. También se presenta en personas que han sido sometidas a distintos tipos de tratamiento, en donde han subido y bajado de peso bruscamente.

En sintesis:

Este tipo de celulitis se observa como consecuencia del sedentarismo o bien en aquellas mujeres que siempre hicieron gimnasia y luego abandonaron la práctica de dicha actividad física.
También se presenta en pacientes sometidas a tratamientos dietéticos con posterior recuperación del exceso de peso.

Sintomas de este tipo de celulitis:

- Escaso tono muscular que produce deformacione, zonas que se hunden o aplastan a la menor compresión.
- Al caminar se aprecia balanceo de la masa celulítica.
- "Piel de naranja" a simple vista.
- Fatiga permanente.
- Debilidad general.
- Mareos y tendencia a la hipotensión.
- Nerviosismo.
- Insomnio.
- Frecuentemente asociada con: varices, varicosidades, edemas blandos con retención de líquidos.

Celulitis edematosa:

Se encuentra en mujeres de todas las edades, pero es mas frecuentes en jóvenes y adolescentes. En mujeres de edad suele presentarse como piernas gruesas. Se localizada principalmente en los miembros inferiores y la piel presenta a simple vista la típica piel de naranja.

¿Cuándo comienza a instalarse?

Los primeros síntomas aparecen siempre en la pubertad. El descuido por la falta de atención ante la creciente deformación de los miembros inferiores en esta época decisiva de la vida, marca para siempre a las jovencitas. Cada embarazo produce una agravación de la celulitis, lo que provoca en la mujer, joven aún, depresiones y frustraciones que inciden psicológicamente sobre todo el grupo familiar. A medida que pasa el tiempo, se acrecienta el hábito del sedentarismo, disminuyendo los requerimientos calóricos, lo que trae aparejado un paulatino aumento de peso. Si a esto le agregamos una mayor ingesta alimentaria, tenemos el cuadro típico de la obesidad, que a su vez actúa negativamente sobre el proceso. Más tarde sobreviene la menopausia marcando el ultimo eslabón de este devenir fenoménico.

Actualmente se admite que las perturbaciones iniciales se originan en las delicadas estructuras nerviosas del cerebro a raíz de agresiones externas como choques psíquicos, stress repetido, frustraciones etc.

¿Cómo se forma la celulitis?

El cuerpo humano es una de las máquinas más hermosas y funcionales que se hayan jamás diseñado. Es piel y huesos, nervios y músculos, sangre y órganos, todas trabajando simultáneamente bajo la dirección de ese brillante, misterioso e inigualable computador que es el cerebro.

Cada una de sus partes tiene una función definida en el esquema total de la vida. Nosotros nos vamos a abocar a sólo uno de los aspectos de ese esquema: el tejido conjuntivo.

Todos los músculos del cuerpo se hallan cubiertos por un acolchado formado por tejido conjuntivo y grasa. Este acolchado, que varía en su espesor, es el encargado de darle la suavidad característica a las líneas femeninas. El tejido conjuntivo está integrado fundamentalmente por una especie de red de sostén en la que se ubican las células adiposas. Circulan constantemente entre ellas los líquidos nutritivos: agua, sangre y linfa. Estos líquidos contienen el oxígeno y las sustancias nutritivas indispensables para la piel y también limpian a los tejidos de toxinas. La libre afluencia de los líquidos asegura el mecanismo de intercambio entre las células y el medio que las rodea. Cuando el proceso de eliminación de toxinas se hace más lento, algo cambia en las zonas propensas a la celulitis. El tejido conjuntivo, saturado de agua y toxinas, se espesa, endurece, y se forman los típicos posos y grumos, recordando a la superficie de una gruesa cascara de naranja, esa textura tan característica de la celulitis.

¿Qué causas la desencadenan?

Las causas que desencadenan y contribuyen a la formación de la celulitis son:

*Estrés
*Fatiga
*Tensión nerviosa
*Malos hábitos alimentarios. Constipación
*Consumo de poca cantidad de agua
*Respiración deficiente
*Vida sedentaria
*Permanencia en ambientes con aire viciado
*Alteraciones en circulación (várices)
*Hábito de fumar

Todos estos factores alteran de alguna manera el proceso de eliminación de sustancias tóxicas de los tejidos. Y por ese motivo contribuyen a la instalación de los trastornos circulatorios desencadenados por las hormonas femeninas.

La celulitis puede considerarse como una forma de envenenamiento del tejido conjuntivo. Nuestro cuerpo tiene un maravilloso sistema para eliminar toxinas a través de pulmones, hígado, riñones, intestinos y piel. Pero cuando se cometen abusos, no es posible completar el proceso normal de eliminación. Esta eliminación puede producirse eficazmente para un consumo diario normal, pero no si éste es excesivo: alcohol, café, té, especias, chocolate, crema, manteca, grasa animal, fritos.

Debe evitarse o restringirse al mínimo (y nunca hacerlo sin prescripción médica) la ingestión de médicamentos.

El hábito de fumar produce en el organismo alteraciones de las paredes arteriales que llevará a su endurecimiento, proceso que se conoce como arteritis obliterante. El tejido celulítico, cuya circulación ya está comprometido por el proceso en sí, vería aún más afectada su oxigenación.

¿Cómo se mide el grado de afección?

La manera más sencilla de evaluación es con un centímetro. Pero existen estudios como la termografía que diagnostican con precisión el daño producido por la celulitis.

Consiste en apoyar las placas termográficas durante algunos segundos sobre la zona hasta que los cristales del líquido se colorean de acuerdo a la variación de temperatura, que depende de la alteración microcirculatoria provocada por el tejido celulítico. Se obtienen así imágenes que permiten seguir la evolución de la enfermedad.

Con la termografía se puede graficar la evolución de la celulitis en 4 grados. Grado 1 con alteraciones incipientes, grado 2 y 3 con mayores daños hasta el grado 4 donde se expresa la enfermedad en su máxima intensidad.

¿Por qué es importante realizar ejercicios anticelulíticos?

Actualmente el estilo de vida excluye el trabajo físico cotidiano debido a que es reemplazado por los adelantos técnicos en las últimas décadas. Y esta tendencia se va acentuando día a día. Por eso, la actividad diaria no es suficiente para mantener la elasticidad y tonicidad de los músculos. La falta de ejercicios hace que el cuerpo cambie y pierda su forma. Los músculos comienzan a atrofiarse modificando la textura de los tejidos dando paso a la flaccidez y a la celulitis.

Mientras que todos los órganos trabajan obligatoriamente, los músculos voluntarios lo hacen sólo cuando los hacemos funcionar. Pero, además de permitirnos los movimientos y desplazamientos, los músculos tienen otras funciones que influyen notablemente sobre los órganos. Tal es el caso de los músculos abdominales, encargados de mantener en su sitio a las vísceras. Es vital, pues, también mantener esos músculos en buenas condiciones.

El cuerpo obtiene de los alimentos la energía necesaria para su subsistencia. Una vez finalizada su digestión en el aparato digestivo, las sustancias son absorbidas y llevadas por medio de la sangre y la linfa a los tejidos, donde son usadas inmediatamente o almacenadas para su uso posterior. Estas materias nutritivas entran en combustión durante el proceso respiratorio. Cuando la oxidación no es suficiente, como pasa con las personas sedentarias, las sustancias tóxicas no se queman y permanecen en los tejidos. El ejercicio aumenta la oxidación y acelera el proceso de combustión para reinstalar el equilibrio fisiológico que se había perdido por inactividad o exceso de comida.

El ejercicio favorece también la circulación, aumenta la eliminación de sustancias tóxicas, mejora el funcionamiento de los órganos en general y reduce la tensión nerviosa. Todas estas condiciones son necesarias para luchar contra la celulitis.

Los ejercicios cumplen varias funciones: algunos ayudarán a disipar la celulitis por su acción de masaje, otros aumentarán la circulación asegurando un mejor drenaje y eliminación de los desechos celulíticos.

No se esfuerce ni se extenúe al hacer los ejercicios, ya que de ese modo aumentan las sustancias tóxicas tisulares. Si no ha hecho gimnasia por mucho tiempo, comience en forma gradual para evitar dolores musculares y la pérdida de entusiasmo.

Aún cuando su cuerpo haya tomado forma nuevamente y no tenga celulitis, continúe con la gimnasia. El ejercicio debe ser parte de su rutina diaria ayudándola a mantenerse grácil y ágil toda la vida.

Para que la gimnasia resulte adecuada a fin de combatir la celulitis hay que recordar dos cosas:
Coordinación de los movimientos
Respiración profunda

La coordinación de los movimientos está planeada para que los músculos trabajen al máximo. La respiración profunda aumenta la oxidación y con ella el proceso de combustión.
Existen distintos ejercicios según la zona del cuerpo que se quiera trabajar. Una vez elegida esta, realice un plan y dedíquele por lo menos 15 minutos diarios.



¿Es malo el café para la celulitis?

La cafeína es un alcaloide presente en el café, pero también en menor proporción en el té, cacao (chocolates) y bebidas cola. Es un estimulante del sistema nervioso que interfiere en el sueño y sólo es dañino si se lo consume en grandes cantidades en conducta adictivas.

No ingerir más de 3 tazas de café no muy cargado, es lo recomendable. Cuando la ingesta sobrepasa las 5 tazas aparecen síntomas de ansiedad, trastornos del sueño, irritabilidad, taquicardia y úlceras gástricas.

Si padece de esta adicción puede liberarse de ella reemplazando de a poco el café por malta; al principio mezclando café y malta por mitades iguales; ésta medida es muy efectiva.

¿Cuál es el tratamiento de la celulitis?

Tratamientos con Tópicos contra la celulitis

Deben elegirse fórmulas que contengan principios activos que actúen sobre los 3 componentes involucrados en el desarrollo de la celulitis: la microcirculación, el tejido graso y el tejido conectivo.

Los productos utilizados para el tratamiento de la celulitis están realizados a base de diferentes extractos fitoterápicos y otras sustancias activas, entre ellas, algunas vitaminas.

En su gran mayoría, contienen:

• Centella asiática (Hidrocotile asiatica): actúa protegiendo el tejido vascular. Estimula la biosíntesis del colágeno.

• Ginkgo biloba: posee una alta concentración de sustancias antioxidantes y estimulantes de la circulación.

• Fucus vesiculosus: es un alga marina rica en aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos. Posee yodo, cuyo efecto sobre el metabolismo lo hace recomendable en tratamientos de celulitis. Activa el metabolismo de las células y así ayuda a eliminar los elementos tóxicos acumulados.

• Retinol: es la forma activa de la vitamina A que estimula la actividad celular.

• Vitamina E: es un poderoso antioxidante, que actúa protegiendo las estructuras celulares.

• Ruscus aculeatus: en su raíz se concentra un principio activo, la ruscogenina, que posee acción venotónica, activa la microcirculación y facilita el drenaje linfático y circulatorio.

• Hiedra (Hedera helix): presenta propiedades analgésicas y lipolíticas, favorece la irrigación y el drenaje vascular y linfático.

• Aloe vera: es un agente antiinflamatorio cicatrizante, regenerador del tejido cutáneo.

• Cafeína: activa la lipólisis, moviliza la grasa acumulada.

• Cupalina: extracto de guaraná rico en cafeína, estimula la salida de los cuerpos grasos.

• L-carnitina: tiene propiedades lipolíticas, ayuda a quemar los cuerpos grasos.

• Acido salicílico: evita la entrada de glucosa en el tejido graso.

• Escina: favorece la lipólisis.

• Glicerina-aceite de siliconas: hidratan la piel.

• Agua termal: rica en minerales y oligoelementos, con propiedades calmantes, anti-irritantes y descongestivas.

• Bioactivos a/Y: el sistema reductor de lípidos constituido por los bioactivos a e Y, actúa directamente bloqueando los receptores a2 y NPY (que son los principales responsables del almacenamiento de grasas), favoreciendo así su eliminación constante. Produce una disminución del grosor del tejido adiposo y una acción tonificante que confiere más firmeza a la piel. Reduce el aspecto piel de naranja.

Tratamientos Orales contra la celulitis

Deben elegirse fórmulas que contengan principios activos que actúen sobre los 3 componentes involucrados en el desarrollo de la celulitis: la microcirculación, el tejido graso y el tejido conectivo.
Los productos utilizados para el tratamiento de la celulitis están realizados a base de diferentes extractos fitoterápicos y otras sustancias activas, entre ellas, algunas vitaminas.

En su gran mayoría, contienen:

• Centella asiática (Hidrocotile asiatica): actúa protegiendo el tejido vascular. Estimula la biosíntesis del colágeno.

• Ginkgo biloba: posee una alta concentración de sustancias antioxidantes y estimulantes de la circulación.

• Fucus vesiculosus: es un alga marina rica en aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos. Posee yodo, cuyo efecto sobre el metabolismo lo hace recomendable en tratamientos de celulitis. Activa el metabolismo de las células y así ayuda a eliminar los elementos tóxicos acumulados.

• Retinol: es la forma activa de la vitamina A que estimula la actividad celular.

• Vitamina E: es un poderoso antioxidante, que actúa protegiendo las estructuras celulares.

• Ruscus aculeatus: en su raíz se concentra un principio activo, la ruscogenina, que posee acción venotónica, activa la microcirculación y facilita el drenaje linfático y circulatorio.

• Hiedra (Hedera helix): presenta propiedades analgésicas y lipolíticas, favorece la irrigación y el drenaje vascular y linfático.

• Aloe vera: es un agente antiinflamatorio cicatrizante, regenerador del tejido cutáneo.

• Cafeína: activa la lipólisis, moviliza la grasa acumulada.

• Cupalina: extracto de guaraná rico en cafeína, estimula la salida de los cuerpos grasos.

• L-carnitina: tiene propiedades lipolíticas, ayuda a quemar los cuerpos grasos.

• Acido salicílico: evita la entrada de glucosa en el tejido graso.

• Escina: favorece la lipólisis.

• Glicerina-aceite de siliconas: hidratan la piel.

• Agua termal: rica en minerales y oligoelementos, con propiedades calmantes, anti-irritantes y descongestivas.

• Bioactivos a/Y: el sistema reductor de lípidos constituido por los bioactivos a e Y, actúa directamente bloqueando los receptores a2 y NPY (que son los principales responsables del almacenamiento de grasas), favoreciendo así su eliminación constante. Produce una disminución del grosor del tejido adiposo y una acción tonificante que confiere más firmeza a la piel. Reduce el aspecto piel de naranja.

Otros Tratamientos contra la celulitis

Liposucioón

Esta técnica llamada liposucción se ha mejorada considerablemente desde hace una quincena de años. La liposucción no presenta ningún riesgo si está bien prescrita y bien practicada.
La liposucción se dirige sobre todo a la celulitis muy localizada (mollas).
El cirujano tendrá que testar la calidad de la piel antes de proceder a la intervención de liposucción para evitar cualquier problema ulterior tal y como o efecto "chapa ondulada" que puede producirse su la intervención de lipoaspiración es practicada sobre una piel poco flexible.
El método consiste en introducir en la zona interesada por la celulitis, una pequeña cánula ligada a una bomba que va a aspirar la grasa profunda. El suero infiltrado va a permitir desinfiltrar, desencolar y aspirar las células grasosas así licuefacidos.

Lipoescultura ultrasonica

Utiliza una zonda que emite ondas de alta frecuencia que produce la licuación de las células grasas y luego con una succión a baja presión se retira esa grasa
Cuando esta zonda se pasa en la capa de grasa superficial ayuda a mejorar la celulitis al igual que cuando pasamos el ultrasonido externo en gabinete.
Es asi que facilita aspiración de zonas fibrosas como los rollitos de la espalda, pantalón de montar y en reoperaciones.
Produce una mejor retracción de la piel, sobre todo en áreas de flaccidez: brazos, cara interna de muslos y abdomen de mujeres mayores.
Produce menos pérdida de sangre y menos hematomas, porque no lesiona vasos.
Mejora el “poceado” de la celulitis por un efecto regenerador del colágeno de la dermis.

La endermología

Se trata de un masaje mecánico aplicado sobre una gran parte del cuerpo que causa el problema de celulitis. El kinesiterapeuta utiliza un aparado guarnecido de rulos motorizados, que permite captar el tejido cutáneo y efectuar un masaje que se llama " pliegue, enrollada, desenrollada".
Esta técnica ayuda los tejidos grasosos liberarse da sus sobrecargas, desbloqueando la micro-circulación local y drenando las toxinas. Esta técnica es ahora ampliamente utilizada para tratar la celulitis localizada y la piel de naranja.

La electrolipólisis

Este método se dirige más bien a las mujeres flacas que tienen una celulitis localizada.
El aparato utilizado está constituido de una computadora aquel están ligados, por el rodeo de electrodos, varias agujas muy largas de uso único. El médico implanta por pares de cada lado del cuerpo, en los montones de grasa.
Vendas auto-adhesivas son aplazadas directamente sobre la piel para indicar bien la zona de celulitis que hay que tratar. Es posible hacer pasar cuatro tipos de corriente eléctrica diferentes. Según su frecuencia y su potencia, tienen cada uno una acción específica: quemar la grasa situada en proximidad de las agujas, vaciar las toxinas, tonificar de nuevo los músculos de la piel.
Para obtener resultados duraderos contra la celulitis, hay que contar 2 sesiones de 35 mn por semana durante 5 semanas.
Más tarde, es recomendado hacer una o dos sesiones de entretenimiento por años.

Mesoterapia

La mesoterapia (o intradermoterapia) consiste en la administración de bajas dosis de medicación mediante microinyecciones indoloras y efectivas para el tratamiento de la celulitis, flaccidez y adiposidad localizada.
Es una vía de administración local de medicamentos en bajas dosis, que asegura una gran concentración en la zona de aplicación y una mínima cantidad que va a ingresar a la circulación general.
Solo se necesita manos entrenadas para la utilización de la pistola de mesoterapia que garantice la justa dosificación y la menor molestia posible.

Ozonoterapia

Efectos beneficiosos de la Ozonoterapia en el organismo humano:
Oxigenante: Aumenta la capacidad de la sangre para absorber y transportar mayor cantidad de oxígeno a todo el organismo, mejorando la circulación y las funciones celulares en general. También estimula las enzimas que participan en su metabolización. Estimula la glicolisis (aprovechamiento de los azúcares), que es la fuente fundamental de energía para todas las células, con lo cual mejoran sus funciones generales.
Revitalizante: Posiblemente relacionado con el efecto anterior, ha demostrado capacidades para promover la recuperación funcional de numerosos pacientes afectados por enfermedades degenerativas.
Antioxidante (eliminador de radicales libres): Es el único medio, hasta el presente conocido, que es capaz de estimular todas las enzimas celulares antioxidantes que se encargan de eliminar los radicales libres y otros oxidantes peligrosos del organismo. Por ello, retarda también los procesos de envejecimiento celular.
Inmunomodulador: En dependencia de las dosis y formas de aplicación, es capaz de estimular las defensas inmunológicas, tanto celulares, como humorales, en pacientes con inmunodepresión, o de modular las reacciones inmunológicas exacerbadas, que producen las llamadas enfermedades autoinmunes.
Regenerador: Es capaz de promover la regeneración de diferentes tipos de tejido, por lo cual resulta de gran utilidad en la cicatrización de lesiones de dificil curación, en ulceraciones de diverso tipo, en los tejidos articulares, en medicina estética, etc.
Antiálgico y antiinflamatorio: En aplicación local, presenta estos efectos, por actuar neutralizando mediadores neuroquímicos de la sensación dolorosa, y facilitando la metabolización y eliminación de mediadores inflamatorios como histaminas, quininas, etc.
Germicida: Inactiva o elimina todo tipo de microorganismos patógenos, tales como bacterias, hongos y virus.

En resumen, la ozonoterapia también conduce a una mejoría significativa general de muchos procesos fisiológicos del organismo, mejorando la calidad de vida y capacidad de trabajo, sobre todo en casos donde se comienzan a notar estos efectos. Igualmente compensa y retarda el deterioro que se va produciendo en el organismo con el envejecimiento. Sus efectos son también duraderos en el tiempo.

Principales vías de administración de la Ozonoterapia:

Autohemoterapia Mayor: Con total asepsia se extraen, en un sistema cerrado estéril, y se tratan con ozono médico, unos 100 – 200 cc. de la sangre del paciente, que se retransfunde inmediatamente. Mediante ozonizacion de suero dura entre 90 a 120 minutos la aplicación.

Paravertebral: se aplica con una jeringa 40-60cm de ozono.

Insuflación rectal: Se insufla el ozono médico por vía rectal con una sonda adecuada (hasta 200-300 cc.).

Local o Externa: Se aísla la zona con un accesorio plástico o bolsa, se extrae el aire restante y se inyecta en ella una atmósfera de ozono médico.
Inyección intradérmica: Se toma el ozono en una jeringa (hasta de 50 cc.) y se inyecta intradérmicamente con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona deseada, en porciones de 1 a 2 cc. por punto.

Inyección intramuscular: Se toma el ozono en una jeringa (20 cc.) y se inyecta muy lentamente en el músculo, con aguja intramuscular de 3 – 4 cm. Puede hacerse, inclusive, en los músculos paravertebrales.

Inyección intra-articular: Se toma el ozono en una jeringa (10 – 20 cc.)y se inyecta muy lentamente en la cápsula articular, con aguja de 4 cm.
Inyección peri-articular: Se toma el ozono en una jeringa (10 – 20 cc.) y se inyecta intradérmicamente con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona periarticular.

4 comentarios:

  1. tengo 23 años y tengo mucha pero mucha celulitis en piernas y ponpis...como puedo puedo hacer con esto de verdad q cada dia es peor tengo mas y mas.....

    ResponderEliminar
  2. No entiendo porque dicen TESTAR se oye tan horrible ese fatidico espanglish. Escriban bien por favor. Sera mucho pedirles???

    ResponderEliminar
  3. hagan ejercicio mierdas ! y beban mas agua que alcohol... En caso de beber mucho alcohol. Al siguiente día beba el doble pero en agua ! Una por que tendrá resaca. Dos por que hidrata su cuerpo ... Les recomiendo hacer pilates, ya que estira y longa cierta parte de los músculos que su sedentario cuerpo no mueve... Suerte !

    PD: Podrían invertir en alguna cremita rica con sabrosura !

    ResponderEliminar
  4. les recomiendo los videos de ejercicio de tifanny rothe, sin duda les ayudaran!!! exito chicas!!

    ResponderEliminar